domingo, 27 de septiembre de 2009

¿De qué lado estás, chabón?

En política es muy difícil estar con Dios y con el diablo. Por más que los discursos sean progresistas o democráticos, cuando quien los pronuncia no lo es, ningún político progresista o democrático puede apoyarlos. En este caso, el “hábito hace al monje”. Y el hábito, lo habitual de Néstor Kirchner -que por más que su esposa se esmere en tratar de demostrar que no, es quien detenta el poder real-, es ser autoritario. Siendo muy bien pensados, los sectores llamados progresistas, de izquierda, democráticos, intelectuales sólidos o personas respetables de la cultura que defienden el proyecto de ley de medios del gobierno son cuanto menos ingenuos. Una ley que le otorga el control de las licencias a un organismo que por cuatro años va a tener cinco miembros de siete de la actual mayoría, que desde el 28 de junio no representa el sentimiento del pueblo argentino. Los miembros serán: dos del ejecutivo, uno de su representación parlamentaria y dos de las provincias que hoy le responden. Una ley vue pulverizará las cadenas privadas en aras de las oficiales y de organizaciones ¿sin fines de lucro?, que en agradecimiento y por coincidencia ideológica van a responder a quien les dio la ley y la licencia.Que le permite al órgano de control otorgar y quitar licencias, aprobar o desaprobar programaciones, decidir porcentajes de contenidos…Que precariza las fuentes de trabajo, porque es sabido que quienes trabajan en medios oficiales o en pequeñas emisoras comunitarias, o lo hacen ad honorem, o tienen que vender publicidad o cobran en negro magras remuneraciones o sueldos muy bajos que no siempre son abonados en término. Porque es muy difícil que las emisoras comunitarias o de “pueblos originarios” puedan cumplir con los convenios colectivos que los mismos sindicatos que hoy apoyan la ley, firmaron. Conquistas gremiales no siempre reconocidas por los medios estatales o pequeñas emisoras. Que precariza la calidad del servicio que se presta a su público, porque al no tener fines de lucro, como ellos mismos se enorgullecen en afirmar, tampoco tienen recursos para actualizar o mejorar su equipamiento técnico. También basta con ver canales o escuchar radios que tienen muy mala calidad técnica. Que conspira contra la libertad de sus periodistas, por cuanto al depender de aportes extraños para subsistir, también están condicionados a sus imposiciones ideológicas. Cosa que cuando un medio depende de su audiencia puede darse el lujo de soslayar. En fin, muchas razones para que aquellas personas, muy respetables, que hoy apoyan este proyecto gubernamental y que con solo razonarlo detenidamente, no lo harían. En este caso quién y cuando presenta la ley es importante. Porque si fue buena pudo haberla propuesto en seis años de gestión y no a las apuradas, cuando sabe que le quedan pocos meses para perder la hegemonía. Muchos afirman: “Es perfectible, pero es mejor que lo que tenemos”. Imagino a los alemanes de 1934 diciendo: “Hitler es perfectible, pero es mejor que la República de Weimar”.

sábado, 19 de septiembre de 2009

El radioteatro

Hoy se cumplen 78 años del nacimiento de Alberto Migré. Sin dudas uno de los principales autores del radioteatro de la Argentina. Por supuesto, también lo fue de los teleteatros. El 1 de agosto nació Jaime Kloner, sin dudas el principal actor de radioteatro cordobés y de gran parte del país. Curiosamente el mismo mes del radioteatro, ya que el 30 de agosto se celebra el día de este género. Kloner murió en 1977, curiosamente el mismo año que la principal actriz de radioteatro cordobesa: Jolie Libois. Quizá la única mujer que tuvo su propia compañía de radionovelas. Demasiadas casualidades que giran en torno a un género radial que fue el centro de la vida de los argentinos hasta la década del '60 en que la televisión irrumpió violentamente en los hogares. Antes de ello, las familias se reunían alrededor de un receptor para “escuchar”, sólo escuchar, una historia diaria interpretada por excelentes voces.Uno de los más escuchados por las tartdes era "Tarzán", que auspiciaba una leche chocolatada y no por casualidad. Esta novela que continuaba todos los días, nos obligaba a volver presurosamente a casa, abandonar la calle, para escuchar como seguían las aventuras del hombre mono, mientras tomábamos la leche.El personaje central era interpretado por César Llanos, un hombre que no venía del medio y que luego abandonó la actuación. Es decir, "Tarzán" era exclusivamente "Tarzán". Casi mimetizándose con el personaje, Llanos no podía interpretar a otro personaje. Su pequeño hijo “tarzanito” era el púber Oscar Rovito, quien descolló en cine con su futura mujer: Bárbara Mujica. Dos niños que todavía nos hacen llorar cuando reproducen: "Edad difícil", "Demasiado jóvenes" o "Los que verán a Dios". Bárbara después tuvo una carrera mucho más prestigiosa que su marido y padre de sus dos hijos también actores. Rovito había debutado en cine, en "El Hijo del Crack" con Armando Bo en 1953, donde también se empeñaba en emocionarnos. De adulto filmó junto a Palito Ortega.Pero sigamos con el radioteatro, porque, ininterrumpidamente escuchábamos a Jaime Kloner, Ana María Alfaro, Sebastián Pérez, Oscar Kloner, Hugo Maldonado, Salvador Patamia, Alfonso Kanki, Alfredo Duarte, Aldo Barbero y tantos otros actores que monopolizaban las radios cordobesas. La noche era el horario central para el género, igual que hoy para la televisión. En ese momento las radios del interior entraban en cadena. LV3 (hoy Cadena3) con Radio El Mundo, Radio Universidad con Splendid y LV2 con Belgrano. Y desde allí, otra vez a abandonar la calle, despedirse hasta el otro día de la barra para ir a casa, sentarnos con papá, mamá y el resto de la familia y escuchar "Los Pérez García" con Martín Zabalúa (padre de Tincho Zabala y protagonista de la primera versión cinematográfica de "Los Muchachos de Antes no usaban Gomina" con Santiago Arrieta, Florencio Parravicini y Mecha Ortiz), Sara Prósperi y otros actores. Nunca nos preguntamos donde mirábamos mientras escuchábamos la radio. Al techo, la pared, el aparato mismo, a otro miembro de la familia…Pero no importaba, porque si la mirada estaba perdida, nuestra mente volaba al compás del RADIOTEATRO.

domingo, 13 de septiembre de 2009

¿Y ahora quién podrá defendernos?

La casi seguramente aprobada Ley de Medios Audiovisuales, es probable que deje sin empleo a muchos trabajadores de radio y televisión. Esto es inevitable, porque al estar obligadas a achicarse muchas empresas deberán prescindir de locutores, periodistas, actores, choferes, ordenanzas, maestranzas, operadores, técnicos, administrativos y demás actividades.Los sindicatos que nuclean a estos empleados, ¿qué hacen? No hemos escuchado que se expidieran al respecto. Incluso muchos de ellos hasta se han pronunciado a favor, a cambio de algunas ventajas como reformas a la Casa del Teatro que fundara Doña Regina Paccini, esposa de “Carlos María” de Alvear según afirmara la presidenta en presencia de notorios actores que la aplaudieron a rabiar (sin que nadie le apuntara que había un siglo de diferencia entre el Director Supremo de las Provincias Unidas del Río de la Plata y el Presidente Constitucional Marcelo Torcuato de Alvear, el verdadero marido de la cantante lírica). También la promesa de la ley del intérprete suma adhesiones de actores que, curiosamente, trabajan y ganan su dinero haciendo ficción en medios privados, aquellos que van a ser más afectados por la nueva ley. Muy pocos de ellos trabajan en Canal 7 o Radio Nacional. Muchos de estos trabajadores, acaban de ganar un Martín Fierro por su labor desarrollada en los “monopolios” como errónea pero intencionadamente afirman los kirchneristas.¿Dónde están los sindicatos que no alzan su voz para defender a sus afiliados? ¿Que hubiera pasado si los que proponían esta ley eran De la Rúa o Alfonsín? Los paros generales de la CGT hubieran desestabilizado a ambos gobiernos, como lo hicieron por las leyes que afectaban sus intereses sindicales. ¿Donde están los representantes de los trabajadores de prensa, mientras el ex presidente y diputado electo arremete patoterilmente, con la risa cómplice del vicegobernador de la provincia de Buenos Aires, el ministro de Justicia (¡de Justicia!) de la Nación, y otros funcionarios, contra un joven periodista del grupo Clarín? Todo porque le formuló simplemente una pregunta. “No sé quien te manda a preguntar eso”, fue la respuesta irrespetuosa de Néstor Kirchner.No es la primera vez que descalifica a un trabajador de prensa respondiéndole que lo mandan a preguntar. Una afrenta para el gremio periodístico que debieran defender solidariamente todos los colegas. Por cuanto afirmar que un cronista por más humilde que sea o precisamente por serlo no tiene capacidad para elaborar sus propias preguntas, es cuanto menos descalificar a la profesión misma. Los gremios de prensa nada han dicho al respecto. Es más, no sería raro que se pusieran de parte del agresor, que generalmente lo hace acompañado por una barra brava que aplaude mientras él ataca al movilero. Una lucha entre David y Goliat, que por ese solo hecho debiera merecer nuestro repudio. Mas grave aún al provenir del líder de un “modelo” que supuestamente defiende a los más débiles.

sábado, 5 de septiembre de 2009

Droga permitida

Luego del fallo de la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre un caso particular que llegó a esa instancia, los titulares de todos los medios periodísticos fueron casi sin excepción: la Corte despenalizó el consumo de drogas.Sin querer abordar el aspecto jurídico, que no me compete y que tiene otras implicancias, el título periodístico es a todas luces erróneo. La Corte falló en un caso y no tiene facultades para despenalizar lo que la legislación penaliza. Aplicó un artículo de la Constitución Nacional, ley madre de todas las leyes. Pero saliendo de este laberinto tribunalicio, la sociedad toda está alborotada porque ahora “se va a poder consumir libremente droga”. Alguno hasta llegó a decirnos que la Corte dio por tierra toda la educación que el les dio a sus hijos. Queremos recordar un blog anterior de Saludable Día, donde afirmábamos con fundamento científico que “el alcohol es una droga” y no está penalizado su consumo. Es más, se aprende en el hogar a ingerirlo y tiene una promoción muy intensa en la sociedad. El consumo de alcohol y otras drogas va a originar problemas y trastornos que se pueden agrupar en enfermedades y problemas somáticos, mentales y sociales. Los trastornos mentales relacionados con el alcohol se pueden dividir en dos grandes grupos: por un lado, aquellos que son consecuencia de los efectos fisiológicos directos de las drogas o sus derivados sobre el sistema nervioso central, que serían los trastornos inducidos por drogas y de otro, los que tienen que ver con la relación de la persona con el consumo, que serían los trastornos por consumo de drogas.Los efectos agudos del alcohol sobre el sistema nervioso central dan lugar primero a un síndrome confusional, después a un síndrome cerebeloso y por último a un síndrome comatoso. Tras la ingestión de alcohol, entre los 15 minutos y la media hora se consiguen los mayores niveles de alcohol en sangre, con un descenso lento posterior que dura varias horas. El cuadro clínico va a depender, aparte de las diferencias individuales ligadas a la tolerancia, de los niveles de alcohol en sangre o alcoholemia. Tras el consumo crónico de alcohol y el desarrollo de tolerancia, la disminución brusca o la supresión absoluta del consumo va a originar un síndrome de abstinencia. Son muchos más los enfermos de alcoholismo que de otras adicciones y también más graves sus consecuencias sociales, familiares, laborales, delictivas y accidentes de tránsito. Sin embargo el alcohol es una droga permitida y no criminalizada.