viernes, 26 de febrero de 2010

Mentira de patas cortas

Hay periodistas que hoy se han transformado en jueces de sus propios colegas.

Tal es el caso del controvertido programa 6.7.8 que no veo (y no es el remanido lugar común), pero no puedo evitar que me cuenten su contenido.

Lo curioso de este panfleto es que está realizado por comunicadores que hasta hace poco no tenían pudor en trabajar en el “monopolio” (como ahora le llaman) o en el canal América, que ahora denostan.

Orlando Barone fue más lejos. Fue columnista de La Nación y co-director de El Cronista Comercial junto al hipermenemista Jorge Castro en tiempos que su dueño era Eduardo Eurnekian (poderoso empresario, por entonces menemista).

Pero estos periodistas no vacilan en hacer lo que el abc de la profesión desaconseja: periodismo de periodistas. Y para colmo al servicio del poder. No solo eso, descalifican y si pueden destruyen a colegas que opinan contra el Gobierno, valiéndose del nutrido archivo de Diego Gvirtz, quien hasta hace poco trabajó en el “monopolio” y América como productor de TVR y “escrachaba” a Néstor Kirchner cuando festejaba la privatización de YPF o decía que Menem era el mejor presidente de la historia en Santa Cruz. O se abrazaba con Cavallo, su principal asesor para fugar millones de dólares del pueblo de su provincia y depositarlo en un banco Suizo. Si eso no es especulación financiera…

Pero lo más grave aún. En una de las últimas ediciones mostraron cómo Eduardo Duhalde devaluaba y cómo Terragno compartía el gobierno de la Alianza. Si bien el lúcido periodista y pensador Martín Caparrós los puso en su lugar, habría que agregar que cuando asumió Kirchner en 2003, apadrinado por el mismo Duhalde, no volvió el tipo de cambio al uno a uno, es mas toda su gestión se esmeró en comprar dólares (de allí las abultadas reservas y la cantidad de pesos circulantes) para mantenerlo alto.

Tampoco eliminó el impuesto al cheque que puso el gobierno de la Alianza con Domingo Cavallo y que tanto criticó. Tampoco nacionalizó los hospitales y escuelas, que censuraba porque el gobierno nacional tenía un Ministerio de Salud sin hospitales y un Ministerio de Educación sin escuelas.

Incluso fija los sueldos que no paga. No coparticipa adecuadamente a las provincias, otra de las quejas con las que llegó a la Suprema Corte de Justicia de la Nación y pidió juicio político a De la Rúa, lo que contribuyó a su caída.

En cuanto a que Terragno estuvo en la Alianza. Fue el primer funcionario en alejarse, mientras permanecían Nilda Garré, Juampi Cafiero, Gustavo López, Jorge Rivas, Diana Conti, Silvia Vázquez, Alicia Castro, y muchos otros que hoy están en el gobierno o son legisladores ultrakirchneristas.

Pero de eso nada dicen los Goebbels del gobierno, como insinuó Silvina Walger.

Por supuesto tampoco del secreto pacto entre Menem y Kirchner, para que el riojano faltara a la primera sesión del Senado, los oficialistas se retiraran y dejaran sin quórum a la Cámara Alta, cuando se estaban por elegir las comisiones.


Tags: Luis Beresovsky RSS Política y Economía


COMENTARIOS (1)




26/02/2010 19:59

Todas las cosas que no dicen o no "recuerdan" los Goebbels del gobierno es porque sencillamente no les pagan para eso,su sueldo esta justificado leyendo un libreto y no haciendo periodismo.A Cristina no le pueden hacer memorizar un ataque diario a periodistas por eso es que existe 6,7,8 en donde si estas aburrido podes extender tu lista de chicanas hacia los ex colegas,solo eso,que lastima. Digo ex colegas pues los de 6,7,8 algun dia fueron periodistas.
armandoR4

Fumar es un placer

Cuando uno habla de droga, habitualmente cree que se refiere exclusivamente a las ilegales.
La palabra droga en español y en medicina se refiere a la materia prima utilizada para preparar el medicamento. En inglés, el concepto droga es equivalente al de fármaco, forma farmacéutica elaborada o medicamento. Este parece ser el origen de la nueva acepción de droga para aludir a fármacos de consumo abusivo e incluso ilegal, y cuyo significado algunos
reducen al de psicotropo, o sustancias que afectan preferentemente a la actividad psíquica.

El consumo de drogas puede originar problemas y trastornos de distinta índole que, por afectar a un alto número de personas, constituye un verdadero problema de salud pública al originar dolor, sufrimiento, enfermedades, molestias o efectos sobre la
calidad de vida, años de pérdida de vida, lesiones a otros, costos de los servicios médicos o sociales o aspectos más amplios del costo económico.

La dimensión del problema está ligada al número de sustancias utilizadas y al alto porcentaje de personas implicadas en el consumo. Los datos epidemiológicos recientes señalan, para las drogas legales, que el tabaco es consumido a diario por alrededor del 35% de la población de más de 15 años y que un 7% fuman más de 20 cigarrillos/día.

La nicotina, sustancia presente en cualquier modalidad de tabaco La intoxicación aguda por nicotina aparece excepcionalmente, siendo la abstinencia el trastorno inducido
más importante. Se caracteriza por estado de ánimo disfórico o depresivo, insomnio, irritabilidad, frustración o ira, ansiedad, dificultades de concentración, inquietud, bradicardia y aumento del apetito con aumento de peso. Estos síntomas son más intensos entre
los sujetos que fuman cigarrillos que entre los que consumen otros productos que contienen nicotina.

En el fumador habitual y crónico aparece astenia, anorexia, disnea, sensación vertiginosa, embotamiento general, fatiga prematura, cefaleas, disfonías, tos, ronquera, alteraciones de la libido, despertar displacentero, coloración amarillenta de los dientes, gingivitis, atrofia gingival, piorrea, dolor torácico difuso, bronquitis estacional y alteraciones de la tensión arterial.
Aumenta de forma acusada el riesgo de padecer cáncer de pulmón, boca, laringe, esófago y
vejiga y de enfermedades cardiovasculares y cerebro vasculares.

Pero la adicción a la nicotina no es solo física, sino fundamentalmente psicológica. Por eso todo abordaje para la recuperación de fumadores, debe incluir imprescindiblemente la psicoterapia. Es necesario cambiar el hábito de fumar por el hábito de no fumar. Trocar el placer que indudablemente produce el rito del cigarrillo por el placer de no fumar. Si el abordaje se realiza a través del miedo y de una catarata de información médica, lo más probable es que se ahuyente al paciente. Si no reconocemos que la adicción a la nicotina, produce placer en el momento de estar consumiéndola, no podremos resolver el problema. Porque nadie se hace adicto a una sustancia que en el momento de consumirla no disfruta. Esa es la gran trampa.

domingo, 21 de febrero de 2010

Cristina: pegá una

¿No hay nadie que le diga a la presidenta que hablando todos los días, sobre cualquier tema, aumenta las posibilidades de equivocarse? O, por lo menos, que consulte con asesores especializados en distintos temas.
Que la soja es un yuyito. Un yuyito que ingresa al país miles de millones de dólares, porque muchos compradores en el mundo están ávidos por consumirla y su precio sube permanentemente. Del que se producen galletitas, aceite, milanesas, leche y otros productos que incorporan mano de obra capacitada. Que también cultivan países como EEUU o Brasil. Que compra por millones de toneladas un líder de la economía mundial como China. Que sirve para alimentar a los cerdos, cuyo consumo la presidenta a su vez aconseja. Un yuyito resistente al glifosato. Que, en todo caso, habría que regular e incentivar otros cultivos.
Que la fórmula del agua es H2 cero, que la laguna de Melincué está en la provincia de Entre Ríos. Que el marido de Regina Paccini fue Carlos María de Alvear, que usar un término escatológico es un eufemismo, que es la primera presidenta en la historia argentina, que el cerdo es afrodisíaco como el viagra (que no es afrodisíaco sino vasodilatador que actúa sobre la potencia y no sobre el deseo), que el pollo no engorda (engorda la persona que lo come), que los nuevos DNI prácticamente se entregan en el acto, que la carne aumenta porque llovió mucho, que la censuraron en un canal que no lo hizo, etc.
Es probable que muchas de estas afirmaciones sean producto del empecinamiento de la primera mandataria por improvisar, pero cuando un presidente se equivoca tanto y lo hace diariamente, porque también está empeñada en reemplazar a Mirtha Legrand en la pantalla… Alguien tiene que decirle a la reina que está desnuda. En aquella vieja historia solo se animó un niño, y ella ya no tiene ninguno, pero alguien se tiene que animar.
No solo es grave porque se desdibuja la imagen (ya bastante diluida) de la máxima autoridad argentina, sino porque puede confundir a mucha gente que la admira, le cree y da por descontado que sabe mucho.
Tampoco se puede hablar en contra de los “fondos buitres”, a favor de la producción y el trabajo y al mismo tiempo comprar dos millones de dólares, en momentos de fuga de capitales o tener gran parte de su patrimonio depositado en esa moneda o invertir los fondos públicos en un banco suizo.
Es incompatible ocuparse de disminuir la pobreza, mantener la fortaleza de nuestra moneda, combatir la inflación y hacer negocios privados por cifras multimillonarias. Tanto el tupamaro Mujica como el poderoso empresario Piñera, o el tornero Da Silva dan otras señales, usan otro lenguaje, tienen otras prioridades, cuidan sus modales, no confrontan permanentemente.
Es probable que en su afán de enfrentamiento con sectores poderosos de la sociedad, priorice mantenerse en el ring a tener un buen estilo boxístico. El problema es que cuando un boxeador solo tira golpes a tientas, en algún momento el rival lo va a noquear.

viernes, 12 de febrero de 2010

Gobierno a media luz

Juan Schiaretti gobierna la Provincia desde hace diez años. Primero, como ministro de la Producción y el Trabajo (cartera clave para subsidiar la actividad laboral en la provincia con programas que beneficiaron fundamentalmente a empresarios). Luego como ministro de Finanzas donde manejó directamente los números de Córdoba. Después fue vicegobernador, donde también tuvo un rol destacado en negociaciones con empresas privatizadas y obra pública, para terminar desde hace dos años como absoluto responsable de lo que ocurre en nuestro territorio.

El “gringo” dedicó toda su vida al estudio, ya desde el colegio secundario se destacaba por sus dotes intelectuales y luego particularmente al estudio de la Economía. Los números son su especialidad e incluso se desempeñó fuera del país en la actividad privada con roles destacados. Durante el gobierno de Menem fue Secretario de Industria y Comercio exterior y luego interior, junto a Domingo Cavallo. Esto indica que todo lo que hace lo hace con gran conocimiento. No se le puede achacar precisamente ignorancia o inoperancia.

Esto es más grave todavía, porque si la Provincia está en la situación financiera en que se encuentra es porque deliberadamente el gobernador hizo todo lo que hacía falta para que esto ocurriera de esta manera. Intentaron en el comienzo de la gestión justicialista privatizar la EPEC. No lo lograron. Tampoco pudieron hacerlo con el Banco de Córdoba. La gestión de UPC compró el hospital ferroviario para transformarlo en el San Roque, el Palacio Ferreyra, redujo 30% los impuestos y los mantuvo en los mismos valores durante diez años, al igual que los servicios. Mientras tanto el gobierno cordobés incrementaba exponencialmente la deuda pública, que tiene elevados vencimientos este año y el que viene. Y planea endeudarse aún más con la colocación de Boncor (Bonos del Banco de Córdoba) internacionalmente.

El final de este romance que le permitió a Schiaretti mantenerse 10 años en el poder es la calamitosa situación económica de la Provincia, la falta de inversión en sectores claves como la energía, la endeble situación de la Caja de Jubilaciones y el pago en bonos de parte de ellas, la dependencia absoluta de los fondos que lleguen de la Nación y el riesgo de volver a emitir cuasi monedas. Curiosamente el gobernador asiste al intendente cuando este no puede pagar los sueldos, aunque él no pueda abonarle al personal de salud y esto implique que los nosocomios no atiendan a los pacientes. Además realiza obras costosas en la capital en reemplazo de la gestión municipal y aparece en los festivales blandiendo cheques de varios cientos de miles de pesos y sigue la fiesta.

Mientras tanto los cordobeses vimos incrementados nuestros impuestos, nuestras tarifas de agua y luz. Debemos subsidiar los medidores que la empresa se había comprometido a instalar por su cuenta, y por si todo esto fuera poco pasamos seis horas en los días más inclementes del verano sin energía eléctrica. Es decir gobierno a media luz, pero sin besos, sin cocktail y amor, sin suave terciopelo.